Page title

Rafael Catalá, Ministro de Fomento y Ministro de Justicia en funciones,  ha empleado la Abogacía del Estado para resolver una simple cuestión laboral entre AENA,S.A/ENAIRE., y dos de sus empleados que tratan de defender sus Derechos Sindicales Fundamentales en la Región de Canarias.

La disputa se establece sobre si como marca el ICC Grupo AENA, no siendo miembros delComité de Empresa, los Delegados de Prevención de Riesgos, disponen de las horas sindicales contempladas para los miembros del Comité de Empresa. Esto depende de RRHH directamente, y del responsable evidentemente de esos RRHH en la Región.

Una de las múltiples Sentencias lo señala claramente, la del Juzgado de lo Social nº7 de Las Palmas de Gran Canaria, en 2014: “se declaró la nulidad radical de la conducta patronal impugnada por lesiva del derecho fundamental de los demandantes a  la libertad sindical, con la consiguiente condena de dicho comportamiento, a la concesión de crédito horario y al abono a cada uno de ellos de una indemnización de daños y perjuicios de 1.250€”

En los 8 primeros juicios, en los que la defensa de los derechos fundamentales sindicales de los Delegados de Prevención, la razón de la Justicia se ha inclinado del lado de los trabajadores, esperando exclusivamente el pronunciamiento final del Tribunal Supremo, ya que el sistema de judicializar las relaciones laborales que emplea AENA/ENAIRE, lógicamente hace que se procure la dilación de la ejecución de las Sentencias varias en el mismo sentido favorable a los intereses de la libertad sindical. Por su parte, ENAIRE, sigue estando representada por sus propios servicios jurídicos.

Mediante un Convenio firmado entre la Abogacía del Estado y AENA, S.A., esta Institución con nivel orgánico de Subsecretaría, se está personando incluso en causas de índole laboral abiertas entre trabajadores de AENA,S.A. y la patronal semipública o semiprivada, donde se incluye entre sus accionistas un 49% de capital privado. Al margen de imaginamos que la totalidad garantía jurídica, como no puede ser menos, con la que dicho Convenio se haya firmado, está la parte estética y/o política de la cuestión, y lo que supone de minusvaloración de los propios servicios jurídicos de AENA,S.A. para acometer aparentemente sencillas demandas en el ámbito laboral, con sus propios recursos. ENAIRE, codemandada, en estos mismos asuntos está siendo representada por sus propios abogados.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Sigue toda la noticia aquí